Aprendiz de madre. Para reconocer lo bueno.

Sólo cuando se ha mordido una almendra amarga se sabe apreciar el sabor de una buena almendra. Aprendiz de madre- Pifiapifa

Aquellos ojos apretados y tu boca diciendo: no me usta. Aquellos ojos llenos de felicidad y tu boca diciendo: más. Me enseñaron que sólo cuando uno prueba un mal sabor es capaz de apreciar los buenos sabores.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: