Aprendiz de madre. Para reconocer lo bueno.

Sólo cuando se ha mordido una almendra amarga se sabe apreciar el sabor de una buena almendra. Aprendiz de madre- Pifiapifa

Aquellos ojos apretados y tu boca diciendo: no me usta. Aquellos ojos llenos de felicidad y tu boca diciendo: más. Me enseñaron que sólo cuando uno prueba un mal sabor es capaz de apreciar los buenos sabores.

 

Deja un comentario