8-sorbos-inspiracion-el-alquimista-impaciente-de-lorenzo-silva-libro-lectura-sinopsis-opinion-reseñas

EL ALQUIMISTA IMPACIENTE de Lorenzo Silva

El alquimista impaciente (Bevilacqua, 2; 2000), de Lorenzo Silva, segunda entrega de las andanzas policiales de una atípica pareja de guardias de la Benemérita.

«La naturaleza de la piedra de este metal es que cuando la mezclan con arambre, tórnase como vidrio y quiebra, pero incorpórase con él. Y también si lo mezclan con estaño, tórnase negro y, si con plata lo mezclan, recibe la blancura de ella y así hace con cada metal. Por eso, los que se ocupan de la alquimia, a que llaman la obra mayor, deben parar mientes que no dañen el nombre del saber, pues alquimia tanto quiere decir como maestría para mejorar las cosas, que no empeorarlas. De donde, los que toman los metales nobles y los mezclan con los viles, no entendiendo el saber ni la maestría, hacen que no se mejore el vil y dáñase el noble.» – Alfonso X lapidario

AUTOR

LORENZO SILVA (Madrid, 1966). Estudió Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y ejerció como abogado de empresa desde 1992 hasta 2002.

«Sin embargo, su camino siempre fue otro. Desde que iniciara su dedicación a la literatura, allá por 1980, ha escrito unos cuantos cientos de relatos y artículos, un puñado de ensayos literarios e históricos, varios libros de poesía (llamémosla así), una obra dramática (de muy ingenua factura), un par de libros de viajes y treintena larga de novelas.» -según la página web de escritor-

SERIE BEVILACQUA

Especialmente conocido por sus novelas policíacas que protagonizan los guardias civiles Rubén Bevilacqua y Virginia Chamorro. El 15 de noviembre de 2010, le fue concedido por la Guardia Civil el título de Guardia Civil Honorífico por su contribución a la imagen del Cuerpo.

Todos los libros de esta pareja de la benemérita son (algunos de ellos tienen premios literarios importantes):

Sitio web: https://www.lorenzo-silva.com/

SINOPSIS

Un cadáver desnudo, sin rastros de violencia, aparece atado a una cama en un motel de carretera. ¿Se trata o no de un crimen? El sargento Bevilacqua, atípico investigador criminal de la Guardia Civil, y su ayudante, la guardia Chamorro, reciben la orden de resolver el enigma.

La investigación que sigue no es una mera pesquisa policial. El sargento y su ayudante deberán llegar al lado oscuro e inconfesable de la víctima, a su sorprendente vida secreta, así como a las personas que la rodeaban, en su familia, en la central nuclear donde trabajaba. Y desentrañar un cada vez más complejo entramado de dinero e intereses que los llevará a varias ciudades. Pero la clave, como en la alquimia, está en la paciencia; la que necesitarán los investigadores y también la que les faltó, de uno u otro modo, a los personajes con los que se tropiezan en su búsqueda.

RESEÑAS:

«Una novela de corte policiaco que es mucho más que un relato de intriga, y en la que descubrir a la víctima es casi más importante que descubrir a su asesino. Como en los libros de Chandler y Hammett, no se trata de resolver un crimen como quien resuelve un acertijo, sino que hay que sumergirse en las circunstancias y personajes que rodean la muerte, en su trasfondo social.» de la Editorial.

«El lector agradece sobre todo lo bien desarrollada que está la relación de esta pareja de guardias civiles, nada convencionales, cuyos diálogos y silencios, matizados y llenos de sutilezas o de humor, valen para mostrar que Lorenzo Silva es escritor. Sabe, incluso cuando se trata de hacer bien un reloj suizo, de género, de serie, salir airoso, porque tiene talento para distinguirse en los matices, en los sutiles goznes donde un personaje se sale de lo consabido, donde una situación precisa de un artista y no sólo de un artesano.” Por José M. Pozuelo Yvancos (ABC).

OPINIÓN.

Entretenida, fácil de leer… una buena lectura de evasión, como ya la catalogó  

FRASES

«Era un ejercicio que me confirmaba en la creencia, hasta cierto punto apaciguadora, de que el hombre es un animal esencialmente predecible. Detesto a los lunáticos y a los extravagantes. Complican mi trabajo.»

«Yo no tengo ni puñetera idea de las diabluras que harán de puertas adentro de la central, pero de puertas afuera son tan peligrosos como mi abuela. Como todos los que tienen mucho que perder.»

«—¿Sí, mi comandante?
—La razón del afán con que te estás tomando esto es estrictamente profesional, y no una comezón en las tripas o algo así. ¿Me equivoco?
Al jefe hay que mentirle pocas veces, pero hacerlo con convicción.
—No, mi comandante —confirmé.»

«Dejando aparte accidentes, casualidades y otras causas que resultan tan minoritarias como pintorescas, la gente suele matar por dos razones principales: por resentimiento y por dinero. Podría decirse que las dos razones se resumen en una: por orgullo.»

«[…] me asaltó una nostalgia indefinida, como la que se siente por todo lo que uno ha deseado una y otra vez, sin llegar a poseerlo nunca. Por algún mecanismo perverso, eso es lo que termina añorándose, más que lo que de verdad se tuvo.»

«Los hombres cursis me producen una mezcla de bochorno y admiración. A veces, la verdad, uno quisiera tener el cuajo preciso para pronunciar memeces de ese calibre sin que se le descompongan los músculos faciales. Denota un gran autodominio.»

PENÉLOPE

Nota: Puedes adquirirlo en Amazon. EL ALQUIMISTA IMPACIENTE.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: