8-sorbos-de-inspiración-viento-del-este-viento-del-oeste-de-pearl-s-buck-libro-sinopsis-opinión-frases

VIENTO DEL ESTE, VIENTO DEL OESTE de Pearl S. Buck.

Viento del este, viento del oeste (1922) primera novela de Pearl S. Buck.

«Habla una mujer china.»

AUTORA.

Ver entrada “Citas de Pearl Buck”.

SINOPSIS.

8-sorbos-de-inspiración-viento-del-este-viento-del-oeste-de-pearl-s-buck-libro-sinopsis-opinión-frasesPearl S. Buck ha sabido describir en sus libros el punto justo en que se encuentran las civilizaciones oriental y occidental. Al trazarnos el retrato de una familia distinguida, apegada a tradiciones antiquísimas, nos muestra los conflictos que, de manera inevitable, surgen entre padres e hijos cuando las ideas occidentales penetran en los baluartes de la cultura china. En esta magnífica obra se amalgaman así el interés temático y la precisa definición de los caracteres y los personajes…

Narrado en primera persona, La joven Kwei-lan, hija de un rico patriarca chino educada de forma tradicional, nos habla de su matrimonio con un joven medico, cuya exquisita educación ancestral se ha desvanecido por influencia de la cultura occidental, y que la rechaza inicialmente.

Ella tendrá que acomodarse a nuevas costumbres y usos, en contradicción con aquellas convicciones en las que fue educada, y que por otro lado le cuesta enormemente entender y que deberá aceptar si desea conseguir el amor de su marido y comprender las difíciles situaciones familiares que provoca el contacto entre las culturas de Oriente y Occidente.

OPINIÓN.

Con motivo del especial de 8sorboscitas dedicado a Pearl S. Buck, decidí volver a leer Viento del este, viento del oeste, un librito que recordaba con especial cariño, lo hice con cierto temor a que no hubiese resistido el paso del  tiempo (tres décadas desde la primera vez que lo leí) y ya no me gustase; pero me ha vuelto a “atrapar” porque es “atemporal”, nos habla de los conflictos entre tradición y modernidad, entre generaciones; del choque y la coexistencia entre diferentes culturas… y lo hace a través de los ojos de una mujer enamorada.

Desde el primer momento la escritora consigue que te empatices con Kwei-lan, que sufras, goces y evoluciones con ella y que descubras que lo “correcto” algunas veces incorrecto y viceversa, que la belleza está en los ojos del que mira y tu hogar donde esté tu corazón.

NOTA: la primera vez que leí este libro me llamó la atención el texto que reproduzco a continuación:

«La joven enmudeció, inquieta, volvió los ojos hacia mi hermano y, por último, levantóse con un movimiento brusco y se acercó a él, con pasos elásticos, que en la oscuridad hacían oscilar su falda blanca y vaporosa.
Rió, dijo algo en voz baja, detúvose al lado de mi hermano y le cogió la mano con desenvoltura. Volví los ojos en otra dirección[…]
—¡Esa extranjera es una desvergonzada! Él rió.
—¡No, mujer; lo que ocurre es que tú eres una muñeca de porcelana!
Indignada, exclamé:
—¿Quieres, acaso, que te coja la mano ante los ojos de todo el mundo?
Él me miró y volvió a reír.
—¡No, porque si lo hicieras serías verdaderamente desvergonzada! Recuerdo que aquello me sorprendió mucho.
Pero por más que reflexiono no logro encontrar maldad en la extranjera. Cuando ella demuestra su amor por mi hermano lo hace con la sencillez de un niño; no hay nada de equívoco ni oculto. Nuestras mujeres no son así.»

Me hizo ser consciente de algo que ha perdurado en mi a lo largo del tiempo: “el no juzgar a los demás según mi realidad y perspectiva de las cosas e intentar, en la medida de lo posible, ponerme en sus zapatos; y también que algunas veces, según que personas y situaciones, lo correcto es incorrecto  o viceversa.

FRASES:

«Con qué palabras decirte, hermana, cómo empezó el favor de mi marido? ¿Acaso yo misma estoy segura de cuándo empezó su corazón a despertar? ¡Ah! ¿Cómo puede la fría tierra observar que en la primavera el sol abre a las flores su corazón? ¿Es posible que el mar se dé cuenta de que la luna le atrae?»

«He perdido la noción del tiempo; únicamente sé que ya no estoy sola, que allí donde esté él está mi hogar. He olvidado la casa de mi madre […] No hago más que pensar en él. Estoy ebria de él, exactamente como lo que ocurre en primavera, cuando el río invade los canales resecos por el invierno y divaga por la tierra, llevando a todos lados los gérmenes de la vida y de frutos.»

«Días difíciles para los viejos. Entre los ancianos y los jóvenes ya no existe posibilidad alguna de comprensión; están separados, como un afilado cuchillo separa la rama del tronco.
—Es un absurdo —murmuré.
—No es absurdo —contestó—. Es la fatalidad. Y nada hay en el mundo tan triste como eso…»

«He comprado incienso y lo quemé ante Kwan-yin a escondidas, por miedo de las burlas de mi marido. Está bien que no se crea en los dioses cuando nada turba nuestro espíritu; pero cuando el dolor cae en una casa, ¿a quién recurrir…?»

MI MOMENTO CAFÉ

8-sorbos-de-inspiración-viento-del-este-viento-del-oeste-de-pearl-s-buck-libro-sinopsis-opinión-frases-mi-momento-cafe

PENÉLOPE

Nota: si quieres puedes adquirirlo en Amazon. VIENTO DEL ESTE, VIENTO DEL OESTE.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: