SEDA de Alessandro Baricco.

Seda (1996) de Alessandro Baricco.

AUTOR

Alessandro Baricco nacido en Turín el 25 de enero de 1958, es un novelista, dramaturgo y periodista italiano.

Licenciado en Filosofía, se convirtió en un fenómeno literario mundial con la publicación de la novela Seda en 1996, traducido a diecisiete idiomas. Sólo en España ya ha superado las 40 ediciones.

SINOPSIS.

8-sorbos-inspiracion-Seda-alessandro-baricco-libro-lectura-sinopsis-opinionAlessandro Baricco presentaba Seda en su país con estas palabras: “Ésta no es una novela. Ni siquiera es un cuento. Ésta es una historia, que empieza con un hombre que atraviesa el mundo, y acaba con un lago que permanece inmóvil, en una jornada de viento”.

Con un ritmo cuidadosamente estudiado, el autor despliega una historia entre Francia y Japón y el comercio de seda, en la que se entremezclan con exquisita sencillez y serena elegancia el amor, el dolor, la melancolía y el deseo. Pero no es solamente una historia de amor. En palabras del propio autor, “si sólo fuera una historia de amor, no habría valido la pena contarla”.

OPINIÓN.

Un interesante librito, “suavemente” escrito a tono con la personalidad del personaje principal que observa «su propio destino del modo en que la mayoría suele observar un día de lluvia… lloviendo su vida frente a sus ojos, sereno espectáculo.»

Mas debajo de esta “serenidad” se ocultan drama, fuertes pasiones y un gran amor.

FRASES:

«Uno de esos hombres a los que les gusta asistir su propia vida, considerando impropia cualquier ambición de vivirla.
Se habrá notado que ellos observan su propio destino del modo en que la mayoría suele observar un día de lluvia.»

«Dejaba que ese hombre volviera a escribirle ordenadamente su destino.»

«Los ojos fijos en los labios de Hervé Joncour, como si fueran las últimas líneas de una carta de adiós.»

«Se detuvo, le dio gracias a Dios y entró en el pueblo a pie, contando sus pasos, para que cada uno tuviera un nombre, y para no olvidarlos nunca más.»

«Miró una última vez hacia ella. Lo estaba mirando, con ojos perfectamente mudos, a siglos de distancia.»

«—Es un dolor extraño. Quedo.
—Morir de nostalgia por algo que no vivirás jamás.»

«Tenía la inatacable serenidad de los hombres que se sienten en su lugar.»

«Se inclinó sobre cuanto había quedado de su vida y volvió a preocuparse por todo con la indestructible tenacidad de un jardinero en el trabajo, la mañana después de la tormenta.»

MI MOMENTO CAFÉ

8-sorbos-de-inspiracion-lectura-dispara-a-la-luna-resyes-calderosn-cafe

PENÉLOPE

Nota: Si quieres puedes adquirirlo en Amazon. SEDA.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: