Pifa-Pifia-no-hay-mayor-maestra-que-la-propia-vida

Pifa Pifia. Maestra

No hay mayor maestra, que la propia vida. Pifa Pifia

Mi vida y la profesión a la que me dedico me ha enseñado que la vida es una gran maestra. Lo que voy a explicar ahora es un botón de todo un muestrario. Hace años trabajando en un instituto, escuché a unos compañeros decir en forma burlona: sí, sí superdotado, no sé de qué. La persona que lo decía tenía ya unos años. Seguí escuchando. No hay cosa que me guste más y siguió contando que el niño era nulo en matemáticas y que no entendía como la madre se empeñaba en decir que era superdotado.

Aquello lo guardé en el departamento “nunca digas lo que un NIÑO ES CAPAZ DE HACER”. Pasados los años, hará unos 8, bicheando por internet, me encuentro la cara de aquel niño ya hecho un hombrecillo y la noticia era que le habían dado un premio en matemáticas en la universidad. En aquel momento abrí una nueva carpeta “grandes lecciones de la vida que no quiero olvidar”.

Cada vez que empieza un curso y me encuentro en frente de un alumno, intento ante todo, ver un folio en blanco y contribuir a ayudarle a escribir sus sueños y conseguirlos. Por eso el primer día de clase les doy un folio para que escriban donde se ven dentro de un año… y que les gustaría hacer…

8sorbos de inspiracion

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: