pifa-pifia-vacaciones-dias-para meditar

Pifa Pifia. Días para meditar…

Estos días aprovecharé para meditar, en fin para dormir. Hace unos años acudí a una clase de yoga. Al entrar en la sala me encontré un lugar con aire acondicionado (en la calle haría 40 grados) y a un francés delgado como un junco que no paraba de hablar en francés.

La persona que entró en esa sala, estaba a punto de terminar el curso, no dormía más de 5 horas seguidas (todavía mi hijo no dormía como el resto de hijos normales de “mis amigas”), su única experiencia con la meditación había sido hacía años con una gaditana que a cada momento decía cerrar los zojos ( así que lo asociaba a risa interna) y se encontraba allí de casualidad de acompañante de una amiga que en ese momento estaba pasándolo regular.

La cosa mejoró cuando una voz súper dulce empezó a traducir lo que aquel hombre nos decía. Al principio me costó, porque después de un rato me di cuenta que cuando el hombre decía abrir los ojos hacía vuestro interior, no significaba no pestañear y tener los ojos como un búho, cosa que me produjo dolor de cabeza, sino que significaba analizar tu interior con los ojos cerrados. Después de 30 minutos, aprendí en qué momento había que cerrar los ojos y en qué momento abrirlos. A pesar de no quitar el ojo al francés para ver si me enteraba mejor (no sé qué tiene que ver la vista con el oído, y además que por mucho que lo mirara aquel hombre seguía hablando francés) tenía tiempo para mirar de vez en cuando a un hombre de unos 65 años que acompañaba a su mujer, y el hombre estaba peor que yo. Dicen que meditar es como estar en el cielo. La verdad es que aquel hombre y yo, vimos el cielo cuando aquella dulce voz dijo que estirásemos la esterilla y nos tumbásemos en el suelo. Yo lo único que me acuerdo, es ver aquel hombre estirándole la esterilla a su mujer y aquella muchacha diciendo concentraros en el dedo gordo del piel. Lo que vino después no sé, porque yo en lugar de concentrarme en cada parte de mi cuerpo me había dedicado a dormir. Al salir puse mi correo electrónico en un papel, mientras mi amiga me decía que le había servido para desconectar.

Cada vez que recibo un mensaje de retiro espiritual con Sir Swamin, me acuerdo de aquella tarde y sonrío.

 PIFA PIFIA

One comment on “Pifa Pifia. Días para meditar…

  • Urban , Direct link to comment

    Qué necesitamos para que alguna actividad nos cambie la vida? En 2017 mi Vida dio un giro de 180° ( meses después se recompusieron algunos pedazos). Indagé en las hormonas de la Felicidad, luego experimenté en Mindfulness y yoga. Supongo que LA PREDISPOSICIÓN Y LA AUTOSUGESTIÓN me cambiaron mi percepción de la Vida. Desde entonces aquellas herramientas viajan conmigo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: