A través de tu objetivo. No tengo miedo andar sola en este mundo.

Y se puso aquel vestido blanco de encaje. Sabía que esa era su noche y que todas las miradas acabarían en ella. Dispuesta a llevar aquellas medias oscuras que le hacían unas piernas infinitas y perfectas, con unos tacones que quizás no eran lo suficienteme altos, pero sí elegantes. Carmín en los labios y una mirada oscura, bastante seductora, ella lo sabía desde bastante tiempo atrás. Se mira al espejo con una mirada fija y tranquila, mientras desenreda por completo su cabello. Todo listo. Antes de salir de casa, mira su muñeca: “I am not afraid to walk this world alone”, piensa en él y cierra tras de sí la puerta.


Deja un comentario