La buena crisis. 8 sorbos de inspiración

Ocho momentos que necesitan su tiempo, ocho sorbos de gran inspiración.

La crítica no es agradable pero es necesaria y cumple la misma función que el dolor en el cuerpo humano. Instalarnos en la queja recurrente y en la angustia no os deja espacio para la reflexión, ni para la comunicación efectiva, ni para la acción. No obstante, la sola presencia de la dificultad no constituye ninguna garantía de mejora si no nos empleamos a fondo en una buena gestión de lo que nos inquieta. Conviene actuar en consecuencia. Winston Churchill.

Me propuse ser el mejor, el más grande, por eso metía doce horas diarias de guitarra desde los 7 años: por pobre por necesidad. Para mí la pobreza no fue un obstáculo sino un estímulo. Yo no he perseguido nada, solo he disfrutado de lo que ha venido a mi encuentro. Si ansias algo y no logras, te frustras. Prefiero sacarle jugo a lo que sucede, a lo que va llegando. ¡Y así tengo ya más de lo que jamás soñé de niño. Paco de lucía

He sido un hombre afortunado: Nada en la vida me fue fácil. Sigmund Freud

— Entonces, ¿qué les dice a sus alumnos?
— Empiezo diciéndoles la gran verdad: os moriréis.
— Pues vaya gracia
— ¡es muy importante ser bien conscientes de eso para aprovechar bien el tiempo!
— ¿para qué?
— para vivir.
Victor Amela

He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos. Antoine de Saint-Exupéry

No hay pecado más castigado implacablemente por la naturaleza que el pecado de la resistencia al cambio. Anne Morrow

Nota: si quieres puedes adquirirlo en Amazon. LA BUENA CRISIS.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: