EL SILENCIO DE LAS PALABRAS de Jean Kwok

El silencio de las palabras de Jean Kwok.

«Dice un proverbio chino que el destino es como un temporal de vientos que, provenientes de todos los rincones, azotan nuestras vidas y nos empujan por las sendas del tiempo; quienes posean fuerza de voluntad, lucharán contra la tormenta y podrán escoger su propio camino, mientras que los débiles acabarán allá adonde los lleve la tempestad.»

AUTORA.

Jean Kwok es una escritora chinoestadounidense contemporánea y autora de dos novelas galardonadas y superventas: El silencio de las palabras y Mambo en Chinatown.

La familia de Kwok emigró a los Estados Unidos desde Hong Kong cuando solo tenía cinco años. Pasó gran parte de su infancia trabajando en una fábrica de ropa ubicada en Chinatown.

Kwok tuvo que trabajar hasta cuatro trabajos a la vez para poder ingresar a la Universidad de Harvard, donde. se graduó con honores. Después trabajó como bailarina de salón profesional antes de poder realizar un Master en Bellas Artes en ficción de la Universidad de Columbia.

Kwok actualmente vive en Holanda con su esposo, sus dos hijos y sus gatos. Kwok puede hablar inglés, chino y holandés con fluidez.

Sitio web: http://www.jeankwok.com

SINOPSIS.

Tras la muerte de su padre, Kim Chank deja Honk Kong con once años para trasladarse junto a su madre a Nueva York. Ahí tendrá que integrarse a una lengua y cultura nuevas, donde sus expectativas chocan frontalmente con la realidad.

Al iniciar la escuela en esta ciudad tan apasionante como hostil, le cuesta mucho seguir las clases porque apenas conoce el idioma. Acostumbrada a ser una brillante estudiante, empieza a faltar al colegio.

Por si fuera poco, el piso donde les ha tocado vivir es un lugar insalubre lleno de cucarachas y sin calefacción, y por las tardes tiene que trabajar en el mismo taller de confección que su madre, donde sus tíos las explotan sin miramientos.

En la fábrica conoce a Matt, un chico que no tardará en convertirse en un fiel amigo y por quien sentirá un creciente amor, que tendrá que ocultar. En medio de dos mundos que no se tocan, Kim aprenderá a saltar de un lado al otro del abismo para poder sobrevivir y evitar así el duro destino que les ha tocado vivir a ella y a su madre.

OPINIÓN:

Un buen libro sobre la lucha y superación, y que hace patentes los problemas a los que se enfrentan muchos inmigrantes –el idioma, la explotación laboral, trabajó infantil…- y el desconcierto ante una cultura y educación ajenas.

FRASES:

«Nací con un don. No para algo entretenido, como el baile, la comedia o ese tipo de cosas, no. Lo que siempre se me dio bien es estudiar. Aprendía con rapidez y sin apenas esfuerzo; como si el colegio fuera una enorme maquinaria y yo, una pieza que encajaba a la perfección en su engranaje.»

«A veces no es fácil entender el chino. En nuestro idioma hay muchas cosas que no se dicen directamente.»

«Nada puede cambiar lo lista que eres, aunque tu profesor de ahora no lo sepa reconocer. Y, lo más importante, nadie puede cambiar lo que eres, excepto tú misma.»

«Odiaba estar atada a la tía Paula, pero comprendí que mi madre jamás rehuiría pagar una deuda. Para hacer eso, tendría que ser una persona distinta.»

«Casi había perdido todo mi interés por el maquillaje […] Daba igual los colores que Annette me pusiera en la cara, me di cuenta de que por debajo seguía siendo la misma.»

«Sabía lo que andaban buscando aquellos chicos: libertad. Librarse de sus padres, de sus mediocres existencias, del peso de las expectativas que todo el mundo había depositado en ellos… Lo sabía porque yo también lo quería.»

«—Es bonito, pero ¿por qué nunca esculpes algo de la vida real? —pregunté[…]
— Porque cuando algo no es realista, se convierte en el recipiente de lo que tú desees que sea. Como una palabra, un símbolo o un jarrón. Puedes meter lo que quieras dentro.»

«No poseía nada, pero por lo menos tenía mi orgullo.»

«Alzó la vista y, cuando nos vio, fue como si se desgarrara su corazón. Su dolor era tan inmenso que no dejaba sitio al odio. Pensé: «No quiero amar nunca así a nadie, ni siquiera a Matt. No deseo querer tanto a alguien que no quede sitio ni para mí, tanto que no sea capaz de sobrevivir si me abandonan».»

«¿Tomé la decisión correcta? ¿Podría haber elegido la vida que él quería para nosotros? No tuve elección, no podía renunciar a todo lo que yo era.»

MI MOMENTO CAFÉ

8-sorbos-inspiracion--mi-momento-cafe-el-silencio-de-las-palabras-jean-kowk-libro-lectura-sinopsis-opinion

PENÉLOPE

Nota: Si quieres puedes adquirirlo en Amazon. EL SILENCIO DE LAS PALABRAS.

Deja un comentario