A través de tu objetivo. El paso de los años le habían hecho blanda por fuera y dura por dentro.

El paso de los años…

 No había ninguna mañana que no pensara que tenía que quitar aquel espejo y aquella luz amarilla del baño. 

Al salir de la ducha y al pasar por el espejo, veía la carne pálida, flácida y estriada que colgaba de sus piernas, barriga y brazos, algo que no tenía solución y que empeoraba día tras día. 

Todo había cambiado en ella, se había convertido blanda por fuera y dura por dentro. El paso de los años le había quitado muchas cosas pero también le había dado la sabiduría de saber que lo único que no se podría llevar el tiempo era su esencia, lo que la hacía auténtica, única, lo que la hacía ser Cristina Gutiérrez Castillo. Y hoy por hoy eso seguía intacto. 

Deja un comentario