TE VERÉ ESTA NOCHE de Susana Rodríguez Lezaun.

Te veré está noche (2018) la tercera entrega de la serie policíaca del inspector Vázquez de la escritora Susana Rodríguez Lezaun.

«Dos veces vence el que en la victoria se vence a sí mismo. Séneca»

AUTORA

Susana Rodríguez Lezaun (Pamplona, 1967) es periodista, Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco.

Ha trabajado en el Heraldo de Soria, El Mundo y Diario de Noticias de Navarra, donde coordinaba y elaboraba un suplemento semanal dedicado a la actualidad educativa. En 2003 recibió el Premio Periodístico Ciudad de Barañáin.

Desde pequeña supo que quería contar historias, unas reales, las que cada día plasmaba en el diario, y otras inventadas, las que llenan las páginas de sus cuentos y novelas.

Es autora de Sin retorno, Deudas del Frío y Te veré esta noche.

Página web: www.susanarodriguezlezaun.com

SINOPSIS:

8-sorbos-inspiracion--te-vere-esta-noche-de-susana-rodriguez-lezaun-libro-lectura-sinopsis-opinionUna desaparición.
Una persecución.
En la guerra todos pierden.

Las peores batallas se libran en lo más profundo de nuestra alma.

Raquel Gimeno viaja en coche con su familia. Sus dos hijos y su madre descansan detrás mientras su marido conduce a su lado. Agotada por los preparativos del traslado, cierra los ojos y se queda profundamente dormida. Al despertar, se encuentra en un descampado. Aún dentro del vehículo. Pero sola. Su familia ha desaparecido sin dejar rastro.

El caso es asignado al inspector Vázquez. Sin embargo, David no está pasando por su mejor momento. Su prometida, Irene Ochoa, también se ha esfumado, acusada de asesinato. Él se resiste a creerlo, pero, entonces, ¿dónde está ella? ¿Por qué ha huido? ¿Qué verdad le ha ocultado la mujer a la que ama?

Rodeado de interrogantes, azotado por las presiones de un caso tejido con los hilos más oscuros de que la mente humana es capaz, el inspector Vázquez se enfrentará al mayor reto de su carrera y de su vida.

RESEÑAS

“Novela policíaca al más puro estilo Vázquez Montalbán.” RNE

OPINIÓN.

LO EMPECÉ …
…. con muchas ganas de saber sobre la relación David e Irene y por conocer el nuevo caso del inspector Vázquez y su equipo.
… y un poco de miedo de que a Susana “le hubiese podido la buya por publicar” (el tiempo de publicación entre este tercer libro y el segundo es muy corto) y la historia, qué nos narraba y cómo, no alcanzarán la calidad de los dos anteriores.

LO HE LEÍDO…
… disfrutando de su lectura y sufriendo por los avatares de la historia (el qué y el cómo de este libro están a la altura de los dos anteriores).
… admirando a David Vásquez, el hombre enamorado, el profesional implacable, el ser humano perfectamente imperfecto.
…. Deseando llegar al final y temiendo que se me acabara.

“ME LO HE TERMINADO”…
… con pena, porque era antes de lo que hubiese querido.
… y con alegría por la promesa de Susana de “volver a leernos pronto, porque esto no acaba aquí…”

FRASES

«El reloj de la pared se burlaba de él. Estaba convencido de que cuando no miraba, las manecillas se movían hacia atrás. Ninguna teoría científica le convencería de que el tiempo era siempre igual. Apremiante unas veces, urgente hasta la asfixia, y tan pausado otras que ponía a prueba toda su paciencia.»

«La lluvia golpeaba con fuerza el cristal, pero los sonidos, al igual que la vida feliz del resto del mundo, quedaban al otro lado de la doble ventana.»

«La voz de la mujer, ronca de tanto gritar y llorar, se mezcló con el quejido del viento (…) No había dormido ni un minuto en toda la noche, pero no estaba cansada. Al contrario, las miles de terminaciones nerviosas de las puntas de sus dedos le exigían el contacto inmediato con el pelo revuelto de sus hijos…»

«(…) su domicilio. ¿Podría alguna vez volver a llamarlo hogar? La llave rasgó el espeso silencio al introducirse en al cerradura. El chasquido metálico del cerrojo al abrirse no dejó paso a los habituales gritos infantiles, sino a un mutismo que la rodeó hasta asfixiarla.»

«No le gustaba el silencio, le recordaba todo lo que no tenía, todo lo que había perdido.»

« (…) estaba triste. Triste y sola. Eso es todo. No todo el mundo tiene la fortaleza de espíritu para soportar la soledad.»

«— (…) de tener dificultades, como mucho será entre ellos, porque fuera, lo dudo mucho.
— ¿Entre ellos?
— Usted me ha preguntado si los oí pelear, y le he dicho que no. Pero lo cierto es que tampoco los oía hablar mucho.»

«Se le encendía la cara cuando hablaba de su futura profesión, y eso me gustó mucho. No era el típico joven que lo único que persigue es la quimera de trabajar poco y ganar mucho. Conocía el valor del esfuerzo y el maravilloso placer de la recompensa.»

«La canción le hirió sin piedad arañándole el alma mientras permanecía, quieto e indefenso e indefenso, tumbado boca arriba, mirando el techo, deseando convertirse en un pliegue más de las sábanas y difuminarse para siempre (…) El final de la melodía evitó que se adentrara más en el pantano en el que estaba a punto de hundirse.»

«(…) los problemas tienen la mala costumbre de no quedarse atrás. Los muy desgraciados se cuelan en tu maleta y viajan contigo a donde vayas. Crees que estás tranquilo, que lo peor ha pasado y de pronto, como surgidos de la nada, ahí están otra vez.»

«En su corazón no había lugar para el olvido, así que tendría que aprender a vivir con el dolor y la ausencia.»

MI MOMENTO CAFÉ

8-sorbos-inspiracion--te-vere-esta-noche-de-susana-rodriguez-lezaun-libro-lectura-sinopsis-opinion-mi-momento-cafe

PENÉLOPE

Nota: si quieres puedes adquirirlo en Amazon. TE VERÉ ESTA NOCHE.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: