Sadako y las mil grullas. 6 de Agosto día de la paz.

Siempre me ha llamado la atención la papiroflexia, recuerdo un cuaderno super bonito que hizo mi hermana con un montón de figuras, pero nunca me atrevía hacer ninguna. Soy malísima, tanto que cuando he tenido que hacer un barco de papel he tenido que ver algún tutorial.

Hará unos meses, me puse a buscar como hacer grullas. Y me encontré por casualidad la historia de Sadako y las mil grullas. 

Sadako Sasaki tenía dos años cuando cayó la bomba en Hiroshima, ciudad en la que vivía. Diez  años más tarde (cuando tenía 12 años), como consecuencia de la irradiación que le produjo la bomba de Hiroshima, los médicos le diagnosticaron leucemia.
Cuando la pequeña Sadako estaba en el hospital recuperándose de su enfermedad, su amiga Chizucho le explicó la historia de las 1.000 grullas de papel. La historia consiste en que si deseas algo con mucha fuerza y construyes 1.000 grullas de papel (papiroflexia), los dioses te concederán ese deseo que tanto anhelas. 
Es así como Sadako deseó curarse de su terrible enfermedad y para ello se propuso construir por sí misma 1.000 grullas de papel, aunque no logró conseguirlo porque falleció mucho antes de poder hacerlas todas. Murió en octubre de 1955 y sólo había conseguido plegar 644 grullas de papel. Simbólicamente, sus amigos continuaron su misión y completaron las mil grullas, con la esperanza de que se evitaran las guerras en el futuro y se consiguiera la paz entre todos los países del mundo. 
Desde ese octubre de 1955, cada 6 de Agosto, en Japón se celebra el día de la paz. Los niños hacen grullas de colores, para que no se les olvide lo que ocurrió y no vuelva a repetirse.

Así que cuando en el whatsapp de la clase de Leo comentaron que había que contar un cuento y no sabían cual, me vino a mi cabeza la historia de Sadako y las mil grullas. Por cuestiones de trabajo aquel día  mi única colaboración fue un cartel para el cuento.

8-sorbos-de-inspiracion-sadako-y-las-mil-grullas-dia-de-la-paz

Para hacer los distintos países utilicé mapas antiguos que pinté de rojo y para Japón utilicé mapas de Almería y Berja. Para que los niños comprendieran que aquel 6 de Agosto pasó en Japón pero podría haber pasado en cualquier parte. Para colgar el cartel utilicé una rama que llené de flores de papel como si fuese un almendro.

Hoy 6 de Agosto para recordar aquella historia y a Sadako haré grullas de colores que colocaré en el balcón. 

 

Deja un comentario