8sorboscitas-de-inpiración-yo-dirijo-mi-vida

#Retoyodirijomivida.Aprendiz de la vida

#retoyodirijomivida

Como dijo Osvaldo Riquelme Cienfuegos

Sí, lo reconozco, la felicidad completa es imposible, pero al menos hay que intentar con todas las fuerzas no ser infeliz. 

¿Cuál es el fin del #retoyodirijomivida?

La felicidad. Y es que uno es feliz cuando uno dirige su vida. 

Ese es el fin del #retoyodirijomivida. Simplemente busca una vida tranquila, feliz. Una vida en la que desde que te levantes hasta que te duermas sea sin alteraciones, donde el humor sea un gran ingrediente y donde al dormir tu cabeza lo único que haga sea descansar. 

Con 46 años, no he aprendido 9 idiomas, jajaja. Pero con 46 años puedo decir que no soy infeliz, que si algo prima en mi vida es la serenidad y la felicidad.

¿En qué partes se divide el reto?¿Una vez superada una fase se pasará a la otra?

El reto se divide en tres partes. 

1.La primera se llama #valoremosyapreciemoscadaflorypiedradelcamino

Sólo cuando nos enteramos que alguien conocido ha muerto, sólo he eso momento nos damos cuenta de las grandes cosas están en las cosas más pequeñas.

2. La segunda fase: #ordenatuarmario.

3. La tercera. #Trazaunalíneadiscontinua. 

Las tres fases están relacionadas y continuamente volveremos a las anteriores  fases. 

¿Cuánto dura el #retoyodirijomivida?

Si buscas algo inmediato, olvídate.  Si buscas fórmulas milagrosas, no sigas leyendo. El reto es una forma de vida. Así que es un compromiso para toda la vida. Un compromiso contigo mismo.

Al principio supondrá un esfuerzo,  pero cuando lo tengas como un hábito sin darte cuenta formará parte de ti. 

¿Por qué quieres que los demás lo sigan?

Considero que la vida es un espejo y todo tiene un efecto dómino. Una pequeña pieza supone grandes cambios en los demás.

Yo he conocido a gente en este estado y los he envidiado. Por eso siempre he perseguido ese estado. 

¿Cómo has llegado a ese estado?

Creo que los últimos días de mi padre fueron decisivos. 

Es verdad que antes a esos días, había leído y observado todo lo que tenía que ver con la felicidad. Soy un amante de los libros que me hacen pensar en mi vida y en mi día a día. Todo al final lo llevo a un análisis práctico. Me crie con una persona que cada historia presente o pasada de su vida tenía una moraleja. 

Mi padre me enseño a valorar  y a disfrutar las pequeñas cosas de la vida. Él siempre decía una frase, odiaba la gente que no tenía gracia para la vida. Da igual lo que tengas, al final es ante unas determinadas circunstancias saber sacar lo mejor. Él intento enseñarnos con miles de historias una filosofía de vida. Y la verdad es que todas esas lecciones empaparon  en los huesos de  mis hermanos y en mí. Pero como no podía ser de otra manera antes de irse nos quiso enseñar una última lección. 

no cargues para los últimos días de  tu vida con pequeñas heridas que no supiste curar o ignoraste en su momento. .Antes de que llegue ese momento cúralas”

No hemos quedado con lo bueno de ignorar, los cuatro tenemos una habilidad enorme para que algo sea ante nuestros invisible. Pero creo que esos días en el hospital aprendimos algo muy importante, y es  que antes de hacerla invisible debemos analizarla y destruirla  no esté presente en los últimos días de nuestra vida. 

¿Te animas a dirigir tu vida? ¿Te animas a ser feliz?

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: