Maribel Guillen Godoy #lamujerdemihistoria

Cuando estudias historia siempre hay un colectivo que está al margen. Las mujeres. Todas esas mujeres que han sido olvidadas y que en estos tiempos intentamos recuperar.

Si tuviera que elegir a una de ellas para representarme o con quien me siento identificada, no sería ni Frida ni Clara Campoamor , etc. Sería la que me parió como diría ella. Mi madre. Porque ella tiene todos los valores que me hacen querer ser como hoy soy. Me enseño que nada puede pararte en la vida, ya sea un bicho verde en el cerebro, un cáncer en el pecho o ser la madre separada con dos hijos y tirar hacia delante. Me enseño a ser cabezona (yo lo aprendí eso más de la cuenta), a luchar, a sonreír incluso en el peor momento de la vida, me enseño a lo más importante y por lo que le debo tanto y es que me enseño a afrontar la vida cuando ella no estuviera. Fíjate si era previsora que antes de irse ya dejó todo como ella quería. Por eso la mujer de mi historia es ella, la mujer que hizo de madre, de padre, de reina maga, las mejores fiestas de cumpleaños, que hizo que ir al oculista no fuera mi peor pesadilla porque después había pizza, estoy tan agradecida por todo lo que me ha enseñado en los 18 años de vida que ha estado presente. Que no puede ser otra que ella, mujer fuerte, independiente, leal, sincera, amiga de sus amigos y siempre dispuesta a ayudar a quien este en su mano, espero poder decir algún día que me parezco a alguien tan grande como ella en una mínima parte. Gracias mamá.

No hay día que no me acuerde de una frase que me decía siempre: el día que yo no esté, te quiero recta como una tabla de planchar. Y eso hago todos los días, mantenerme recta por muy fuerte que sea el viento. 

Maribel Guillen Godoy #lamujerdemihistoria

MALIRBA

Deja un comentario