LA CURANDERA DE ATENAS de Isabel Martín.

8-sorbos-inspiracion-la-curandera-de-atenas-isabel-martin-libro-frases-opinion-mimomentocafe

La curandera de Atenas, la segunda novela de Isabel Martín Cordero.

«Una mujer vendida como esclava se convierte en discípula de Hipócrates, el médico más aclamado de la Historia».

AUTORA

ISABEL MARTÍN CORDERO (Madrid, 1957) es periodista y escritora.

Ha publicado cuentos en revistas y periódicos, y ha participado en diversas antologías de relatos de escritores noveles como Qué mala suerte tengo con los hombres y Cuentos para leer en el metro.

En 1999 fue finalista del Premio La Sonrisa Vertical con la obra Allegro nada moderato, obra del colectivo Cori Ambó.

SINOPSIS de La curandera de Atenas.

8-sorbos-inspiracion-la-curandera-de-atenas-isabel-martin-libro-frases-opinionSiglo V a.C. Helena, hija del filósofo Empédocles, es secuestrada en Sicilia y, tras un largo viaje, vendida en Atenas a Aspasia de Mileto, amante de Pericles.

Allí conocerá a Hipócrates, uno de los más afamados médicos de la antigua Grecia, cuya sabiduría ha llegado hasta nuestros días. Junto a él se introducirá en el mundo de la sanación y del verdadero amor.

De esclava a hetaira, de hereje a curandera, el personaje de Helena nos muestra en esta novela el momento cumbre de la Atenas clásica, una ciudad por la que en este periodo desfilan los más ilustres filósofos y donde la democracia siembra sus primeras semillas.

La curandera de Atenas narra los inicios de la medicina a través de un personaje sensual y fascinante.

OPINIÓN.

Me ha encantado, me ha enganchado desde la primera pagina y no he podido dejar de leer hasta llegar al final.

FRASES:

Quizás todo empezó aquel día, el día en que rompimos las regla… Quizá todo se fue destruyendo poco a poco mientras escuchaba sus lecciones y me alejaba cada vez más de mis deberes, creyendo ingenuamente en un futuro imposible.

“No era ya tiempo de llantos, no, era tiempo de lucha y yo siempre había sido una buena luchadora, o eso creí con la simplicidad de la ignorancia.”

“No hablaba del universo, ni de los elementos, no se preguntaba por la naturaleza de la materia o por la lejanía del sol. Hablaba de la verdad, de la belleza, de la bondad, y sus preguntas se quedaban agazapadas en el corazón y en el estómago como si el cuerpo se alimentara de ellas.”

“Me vi tal cual era y la realidad me golpeó como los cascos de un caballo desbocado. La esperanza inútil que había mantenido viva aquellos años acababa de romperse y yo ni siquiera podía retirarme para recoger los pedazos en soledad.”

“Yo había comenzado a pensar también en la inutilidad de los dioses y solía preguntarme por qué los hombres ponían su esperanza en la intercesión divina en lugar de recorrer su propio camino y buscar sus propias respuestas.”

“Se durmió agarrada a mi mano, como una niña pequeña, a salvo de los terrores nocturnos y de la realidad que nos esperaba tras la puerta, tan cercana, preparada para arrastrarnos al abismo, como tantas otras veces.”

“Decidimos dirigirnos a Olimpia, un lugar lo suficientemente lejano como para aprender a olvidar mientras lo alcanzábamos.”

“Todos parecíamos formar parte de una representación en la que los papeles estaban asignados por una mano invisible.”

“Sí, el odio me salvó de la muerte, aunque necesitaré mucho más para volver a vivir.”

MI MOMENTO CAFÉ 8-sorbos-de-inspiracion-puerto-escondido-maria-oruña-libro-opinión-sinopsis-lectura-frases-frases-libro-mi-momento-café

 

PENÉLOPE

NOTA: Si quieres puedes adquirirlo en Amazon premium. La curandera de Atenas.

Deja un comentario