Aprendiz de la vida. El tiempo lo cura todo.

Magia de tu siempre cebolla

Magia de tu siempre CEBOLLA

El tiempo lo cura todo…

No esperes que nada más caerte te duela. En ese momento, no llorarás ni siquiera sentirás dolor. Cuando pase el tiempo sabrás realmente cuanto te duele y el daño que te has hecho. Aprendiz de la vida. Pifiapifa.

Hoy me he acordado de una lección que escribí para Leo… A las heridas hay que dejar que les de el aire.

No se cuantas veces se ha podido caer Leo. Hasta hace poco, era una al día, como el que tiene un tratamiento médico. Tantas eran las veces, que me aficioné al bolso y al arnidol.

Para Leo, lo malo de caerse, no era cuando se deformaba la cabeza o si tenía un chichón que le ocupaba la frente, en ese caso se levantaba y seguía jugando. El problema venía cuando se veía una pequeña raja en la que tenía  una gota de sangre. En ese momento lloraba hasta cansarse y caer dormido, pero previamente le había vendado el dedo o la pierna con tiritas. Por mucho que le explicaba que era mejor no taparla el se negaba a quitarse la tirita, tanto que al final la tirita se caía por el paso del tiempo. No ver la herida le quitaba el dolor.

A los adultos nos pasa igual, parece que poniendo esa pequeña tirita se nos quitará y desaparecerá.

Con los años y viendo a Leo, he aprendido que  cuando pase un tiempo y la herida se enfríe, en ese momento empezará el dolor, cuando llegue ese momento es mejor no taparla, dejar que le de el aire y buscar el modo de curarla para que no se infecte.

Sólo cuando encuentres la medicina adecuada, la dejes al aire, te habitúes a ella y tu quieras, se te olvidará que la tienes y se curará porque “el tiempo lo cura todo”.

Deja un comentario