8-sorbos-de-inspiración-los-cuerpos-extraños-lorenzo-silva-libro-sinopsis-opinión-frases

LOS CUERPOS EXTRAÑOS de Lorenzo Silva

Los cuerpos Extraños (Bevilacqua – Chamorro, 8; 2014) novela con la que, según Lorenzo Silva supone «la culminación de una trilogía de la corrupción» que el autor madrileño comenzó con El alquimista impaciente y La marca del meridiano.

«De los treinta grados del signo de Tauro es la piedra a que dicen camiruca, […] Fuerte es, y dura de quebrantar […] Y ha otra extraña virtud de que usan mucho las mujeres que quieren mal obrar, que si toman los polvos de ella, y los amasan con alguna cosa húmeda, y los ponen en su natura aquellas que no son vírgenes, apriétalas de guisa que son más fuertes de corromper que las que son vírgenes .» — Alfonso X, Lapidario.

AUTOR

LORENZO SILVA (Madrid, 1966). Estudió Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y ejerció como abogado de empresa desde 1992 hasta 2002.

«Sin embargo, su camino siempre fue otro. Desde que iniciara su dedicación a la literatura, allá por 1980, ha escrito unos cuantos cientos de relatos y artículos, un puñado de ensayos literarios e históricos, varios libros de poesía (llamémosla así), una obra dramática (de muy ingenua factura), un par de libros de viajes y treintena larga de novelas.» — según la página web de escritor

Sitio web: https://www.lorenzo-silva.com/

Especialmente conocido por sus novelas policíacas que protagonizan los guardias civiles Rubén Bevilacqua y Virginia Chamorro. El 15 de noviembre de 2010, le fue concedido por la Guardia Civil el título de Guardia Civil Honorífico por su contribución a la imagen del Cuerpo.

SERIE BEVILACQUA – CHAMORRO

Todos los libros de esta pareja de la benemérita (algunos de ellos tienen premios literarios importantes) son:

Otros libros:

SINOPSIS

Mientras pasa el fin de semana en familia, el brigada Bevilacqua recibe el aviso de que el cadáver de la alcaldesa de una localidad levantina, cuya desaparición había sido previamente denunciada por el marido, ha sido hallado por unos turistas en la playa. Para cuando Bevilacqua y su equipo llegan y se hacen cargo de la investigación, el juez ya ha levantado el cadáver, las primeras disposiciones están tomadas y se está preparando el funeral. 

El lugar es un avispero en el que se desatan todo tipo de rumores sobre la víctima, una joven promesa que venía a romper con los modos y corruptelas de los viejos mandarines del partido y que apostaba por renovar el modo de hacer política. Además, el descubrimiento de su agitada vida sexual, que puede calificarse de todo menos insípida, arroja sobre el caso una luz perturbadora.

Pero no hay mucho tiempo para indagar y en esta ocasión Bevilacqua y Chamorro deben apresurar una hipótesis en un fuego de intereses cruzados, en el que la causa de la joven política es también la causa de la integridad personal, de la que el país entero parece haberse apeado.

RESEÑAS

«Pese a la complejidad de las acciones, la articulación de la historia, planteada casi como una crónica, es impecable, y ningún detalle queda suelto […]   Los cuerpos extraños no decepcionará a los lectores de Lorenzo Silva ni a quienes siguen sin desmayo las andanzas de Bevilacqua y Chamorro.» Ricardo Senabre (EL CULTURAL)

FRASES

«El contribuyente, ese paladín incauto que siempre está ahí para socorrer con lo que no tiene a quien no se lo merece y jamás arrimó el hombro, y al que nadie le echa un cable, así se esté ahogando en aceite hirviendo.»

«Me parecía que era bueno que mi hijo fuera dando algún paso en el arte de sobrevivir por sí mismo. Si la tormenta le desarbolaba alguna vez el barco, siempre podía acogerse al puerto materno o al mío, donde tenía y tendría su habitación, pero uno no acaba siendo nunca lo que no empieza a ser en algún momento, y que el panorama estuviera tan negro como lo estaba para los jóvenes de su generación no era sino un argumento para que comenzara a espabilarse cuanto antes.»

«Sé que hay culturas, y no son pocas, donde los padres y los hijos, y más si son varones, jamás se besan. Siempre me ha alegrado infinitamente no pertenecer a uno de esos pueblos salvajes. Hay que rozarse con la carne de la propia carne, de lo contrario el mundo es un pedrusco demasiado frío.»

«Tenía los años, los rasguños y la perspicacia suficientes como para saber que la vida es corta, y que cada uno de nuestros titubeos la acorta un poco más.»

«Me reconfortaba dejarme mecer de buena mañana por esa idea de que todo puede recomenzar siempre y cada día que amanece todas las posibilidades siguen intactas. Quienes como yo hayan malogrado alguno de sus días anteriores, estoy seguro de que entenderán de lo que estoy hablando.»

«Me encontraba ante un vendedor nato, uno de esos hombres que saben que ganarse la voluntad ajena es un arte que exige un sutil equilibrio entre estar siempre disponible y nunca darse del todo al cliente..»

«Toda mujer, si sabe conservarla, lleva dentro una niña que la hace hermosa y limpia hasta el fin de sus días. Mi abuela, lo recuerdo bien, tenía dentro una niña así.»

«Si podía elegir, me pedía parecerme a mi madre y a mi abuela, los principales referentes depersonas mayores que tenía en mi círculo más próximo. Ellas siempre habían sabido ocuparse antes de otros, sin reclamar nunca para sí. Son tan inciertos nuestros derechos sobre el mundo, y sobre lo que en cada momento nos ofrece, que una elegante renuncia y el paso atrás siempre me han parecido mucho más juiciosos y naturales que la codicia o el ansia de adelantarse al resto.»

«Comparecía ante nosotros, de su mirada y sus ademanes se desprendía esa gracia natural que se tiene o no se tiene, y los que la poseen no sabrían explicarla ni los que carecemos de ella podemos reproducirla, por mucho que nos empeñemos.»

«Me entró un whatsapp de la comandante. Que, con o sin permiso, cualquiera que tuviera tu número pudiera empezar a bombardearte sin tasa era una de las peculiaridades de aquella aplicación que menos me inclinaban en su favor.»

«Solo se muere una vez, pero quien piensa en ella todo el rato muere todos los días.»

«El tiempo y la naturaleza, que son sabios, nos permiten reemplazar las capas de alegría y de ilusión que nos van arrancando por capas de comprensión y serenidad, sostenidas en la intuición de que, junto a lo que va deshaciéndose por el camino, hay algo que construimos y que no puede perderse, algo que terminamos siendo y desde donde nos cabe resistir.»

«Me permití esperar que no se olvidara su coraje y que el tiempo, piadoso, acabara desdibujando sus flaquezas, como las de todos los que no siempre habíamos sabido estar a la altura.»

MI MOMENTO CAFÉ

8-sorbos-de-inspiración-mi-momento-café-lectura-Los-cuerpos-extraños

PENÉLOPE

Nota: puedes adquirirlo en Amazon. LOS CUERPOS EXTRAÑOS

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: