Graduación. Camina.

Mi vida y mi experiencia, me han enseñado que la vida es eso, caminar. Cada vez que me he caído lo que me ha ayudado a levantarme ha sido recordar que podía, de eso se encargaron mis padres. Camina

Cuando recibí el whatsapp pidiéndome las fotos y me puse a buscarlas, lo primero que me vino a la cabeza al verlas fue una frase que se ha escuchado un montón de veces, el tiempo pasa volando.

Si es que parece que fue ayer cuando te vimos por primera vez, mirabas con curiosidad y miedo, en ese instante además de sentir alegría surgió en nosotros la necesidad de protegerte. Durante meses te abrazamos, y sin darnos cuenta te bajamos de nuestros brazos y hombros, para que aprendieras a andar por tu propio pie, pero siempre agarrándote de las manos. Cuando ganaste confianza y dejó de darte miedo caerte, empezaste andar sin nuestra ayuda. Y a los pocos meses corrías.

Hubo un momento que habríamos parado el tiempo, fue en el momento en el que en la puerta del cole cambiaste un beso por un hasta luego, pero eso habría sido muy egoísta por nuestra parte.

Hoy te vemos aquí y tenemos sentimientos contradictorios, por un lado tristeza, porque pronto estarás lejos de nosotros, pero a la misma vez alegría, porque vas cumpliendo tus sueños.

Ahora sólo nos queda darte nuestra última lección. Durante estos últimos años, muchas veces has sentido que eramos tus enemigos, que va, sólo te estábamos preparando para las próximas batallas que tendrás que luchar. Ningún enemigo sufre al ganar la batalla y te puedo asegurar que nosotros hemos sufrido.

El año que viene cuando ni nuestra sombra pueda protegerte y te caigas o sientas miedo, en ese momento sentirás todos los besos, abrazos, hombros y manos que llevan tu piel grabadas y escucharas en tu oído lo que te hemos querido enseñar, sabiendo que más tarde o más temprano te alejarías… camina

Recuerda siempre Camina y las palabras que no te dije.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: