Amar lo que es. Amar tus pensamientos.Un libro para el invierno

Tengo que decir que me ha gustado y creo que me va a servir muchísimo en mi día a día, desde el primer día he aprendido muchas cosas. Te enseña a analizar esos pensamientos del día a día que hacen que te sientes mal y a dejarlos que se vayan.

Pero tengo que decir que he sentido un gran alivio al terminarlo. Me ha recordado a mi época del tetris que había momentos que durmiendo o despierta veía caer fichas, pues todo el día he tenido el libro encima. Soy una persona que necesita  mucho tiempo para desmenuzar y poder digerir nuevas ideas y pensamientos, por lo que  había momentos que pensaba que no  iba a terminar nunca el libro.

Consejo: lo recomiendo a todo el mundo, pero no para las vacaciones. Quizás habría necesitado haber dejado unos días mi cabeza vacía sin nada, pero como los pensamientos asimilados han sido buenos, lo doy por bien empleado.

Os dejo las mejores frases para mí.

Lo que nos perdura no es lo que nos ocurre. Sino nuestros pensamientos sobre lo que nos ocurre.

Desear que la realidad sea diferente de lo que es, es un deseo imposible de satisfacer por mucho que te empeñes nunca le enseñarás a ladrar a un gato.

Solo puedo encontrar tres tipos de asuntos en el universo: los míos, los tuyos y los de Dios. Buena parte de nuestras tensiones provienen de vivir mentalmente fuera de nuestros asuntos y comprendí que siempre que me he sentido herida o sola, he estado inmiscuida en los asuntos de otra persona.

 Si tú estás viviendo tu vida y yo estoy viviendo mentalmente tu vida, ¿Quién está aquí viviendo la mía? Ocuparme mentalmente de tus asuntos me impide estar presente en los míos. Me separo de mí misma y me pregunto por qué razón mi vida no funciona.

Pensar que yo sé lo que es lo mejor para los demás es estar fuera de mis asuntos. Incluso en nombre del amor es pura arrogancia y el resultado es la tensión, la ansiedad y el miedo. ¿Se lo que es adecuado para mí? Ese es mi único asunto.

La razón por la que me hice amiga de la realidad es que descubrí que no tenía otra opción. Comprendí que oponerme a ella resultaba insensato. Cuando discutía con la realidad solo perdía, solo cien de cada cien veces

La mente no cambia hasta que lo hace, y cuando cambia lo hace en el momento adecuado, ni un segundo demasiado pronto ni uno demasiado tarde. Las personas son como semillas que están esperando germinar. No es posible empujarnos más allá de nuestra propia comprensión.

Yo no abandono mis pensamientos: me enfrento a ellos con comprensión, y entonces, son ellos lo que me abandonan a mí.

No es necesario esperar a que la gente o las situaciones cambien a fin de experimentar la paz y la armonía. El trabajo es la manera más directa de orquestar tu propia felicidad.

Los pensamientos sencillamente aparecen. Provienen de la nada y vuelven a la nada, como nubes que se mueven a través de un cielo vacío. Están de paso, no han venido para quedarse. No que son perjudiciales hasta que nos apegamos a ellos como si fuesen verdad.

8-sorbos-de-inspiracion-lecturas-para-el-invierno

El pensamiento resulta inofensivo a menos que lo creamos.

La próxima vez que sientas tensión o incomodidad, pregúntate de quién son los asuntos en los que te ocupas mentalmente, ¡ Y quizás estalles en carcajadas! Esa pregunta puede devolverte a ti mismo. Tal vez llegues a descubrir que en realidad, nunca has estado presente y que te has pasado toda la vida viviendo mentalmente en los asuntos de otras personas. Y si practicas durante un tiempo quizás descubras que en realidad no tienes ningún asunto y que tu vida funciona perfectamente por si misma.

Lo que es verdad es siempre lo que está ocurriendo, no la historia sobre lo que debería estar ocurriendo.

Nota: si quieres puedes adquirirlo en Amazon. AMAR LO QUE ES.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: